No hay dudas de que los puffs son los asientos de moda por excelencia, pues su forma inspirada en la idea de una gran almohada da la sensación de confort extremo.
Entre sus principales ventajas se encuentran que se los puede conseguir en diferentes tamaños, son fáciles de lavar ya que están hechos en cuero o plástico, resultan perfectos para apartamentos de jóvenes, ocupan poco lugar, se amoldan con facilidad a la fisonomía del cuerpo, hay modelos más cómodos que tienen respaldo, pueden utilizarse tanto dentro como fuera de la vivienda, y hasta hay modelos especiales para los más pequeños.
En el caso de los niños, los puffs pueden ser usados tanto para sentarse como acostare, al tiempo que hacen las veces de juguetes porque sus formas atraen la atención de los más pequeños y los invitan a jugar.
En cuanto a los colores, los que marcan tendencia son los brillantes, pues cargan de energía al ambiente. Los verdes y amarillos se encuentran entre los más demandados y son capaces de otorgar un toque distinto a cualquier ambiente tradicional o muy clásico.
Incluso, hay puff más sofisticados, en forma de sillón o sillas, para espacios más elegantes. Los de lona, por su parte, resultan ideales para decorar el jardín y alrededor de la piscina, pues se pueden mojar sin problemas ya que tan sólo  con un paño húmedo se pueden  limpiar  y quitarle  todas las manchas.
Lucen de maravillas en los hogares en los que predomina una decoración moderna y sencilla, siendo un complemento más que interesante para incorporar a salones o cuartos personales que dispongan de poca decoración o que los colores sean pasteles o suaves puesto que una de las mejores formas de colocar un puff es destacando su estructura.

Imagen:

http://todosloscomo.com/wp-content/uploads/2011/12/puffs.jpg

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)