No caben dudas de que una de las habitaciones más versátiles del hogar es la habitación de los niños, puesto que nos da la posibilidad de introducir accesorios más informales, con detalles coquetos y verdaderamente divertidos. No obstante, también debemos tener en cuenta de que se trata de una de las habitaciones que más “accidentes” puede sufrir: pues en este tipo de espacios es común observar pintura en el parquet y papel pintado arrancado, así como toda una sucesión de detalles indeseables producto de las tropelías de nuestros hijos. Por tal motivo, aparte de buscar accesorios o mobiliario divertido, también debemos detenernos en aquellos que sean aptos para el uso y el “destrucción” infantil o sencillamente deparar en los que sabemos que pueden convertirse en sus complementos favoritos.
De esta manera, bien vale la pena decantarse por los mini-pufs con formas de animales para la habitación de los más pequeños de la casa, los cuales cuentan con muchas posibilidades de transformarse en uno de los elementos preferidos de los niños en su cuarto. Así, podemos elegir puffs con forma de vaquita, caballo, zorro, sapo, entre otros muchos animales.
Esta clase de puff, se encuentra pensada para ser transportada con mucha facilidad, para poder ser trasladados a otra habitación o para que los propios niños los puedan mover para sentarse en cualquier rincón de su cuarto. Asimismo, son muy prácticos para ser usados como asiento en una mesa de actividades.
Estos mini-puffs, que resultan ideales para niños mayores de 3 años, están confeccionados con una mínima cantidad de algodón y el resto con materiales procedentes de botellas de plástico, colaborando de ese modo con la preservación  y el cuidado del medio ambiente.