A la hora de buscar un buen regalo para los niños, podemos optar por puff de las más diversas formas, como el puff redondo, puff triángulo o el puff con forma de estrella o corazón, entre otros. De este modo, no sólo cumplirán su función de asiento y descanso sino que además garantizarán la más absoluta diversión.
Un puff redondo es atractivo en cualquier ambiente y si está a la medida de un niño mejor que mejor, pues sin dudas despertará en él una infinidad de ideas en su mente para jugar. Todo en una misma pieza.
La línea infantil de puff, viene en diferentes colores y medidas, representando una verdadera invitación al juego.
Otra forma básica y llena de encanto es el puff infantil con forma de corazón, pues resulta perfectamente reconocible hasta para los más pequeños. Así que nada mejor que tener uno en un rincón del cuarto. Sus pequeñas medidas, de 30x30x30 cm, permiten que los niños los puedan trasladar con facilidad de un sitio a otro. 
Por su parte, el puff estrella también se encuentra muy ligado a los juegos gracias, no sólo por su forma, sino por su color y textura. Incluso, Además, puede resultar el complemento perfecto para ser combinado con cualquier otro puff que tengamos en el salón o en la terraza. De modo que cada integrante de la familia podrá tener un puff a su medida.   
Todos estos modelos, como están rellenos con poliestireno expandido, al igual que los de los adultos, conforman asientos más que confortables para los pequeños.
Un dato a tener en cuenta, lo más conveniente a la hora de comprar un puff infantil es que estén fabricados con polipiel, pues de ese modo nos aseguramos una limpieza rápida y sencilla. Algo fundamental, por cierto, cuando son los niños quienes los usan.