Posts tagged materiales

Los puffs de los ’70 siempre presentes

Otra vez, vuelven a estar de moda los tradicionales y enormes puffs de plástico rellenos de bolas de poliestireno, disponibles en colores flashy, que marcaban tendencia allá por la década del ‘70. Estos singulares puffs pueden ser colocados, según los gustos de cada uno, tanto en el salón como en las habitaciones de la casa. Inclusive, se los puede encontrar en las habitaciones de los hoteles.
Vale decir que los puffs se fueron modernizando, con la incorporación de los avances de las nuevas tecnologías, conforme a las exigencias del confort. De manera tal que, actualmente, solamente se los puede encontrar en tiendas de tendencia chic o especializadas.
El puff de los  70
El puff, ha sido inventado por diseñadores italianos, y se ha convertido en un ícono de la generación “Paz y amor”. Con las revueltas que se sucedieron en mayo de 1968, el puff irrumpe con ímpetu en el tradicional mobiliario de los padres, con la clara intención de ser la antítesis de todo lo existente hasta el momento, pues el puff carece de forma, es liviano, posee colores intensos y es básicamente asequible.
En la era psicodélica, el puff encajaba a la perfección con ese estilo de tapicerías con motivos por demás llamativos, en clara alusión a los populares estampados de la vestimenta hippy.
Relleno de  poliestireno
Por cierto, las perlas de poliestireno con los que estaban rellenos los puffs, les permitía  adaptarse a todo tipo de forma, marcando de ese modo toda una época. Actualmente, el puff gigante continúa usando esa especie de “arena” artificial, conformada por poliestireno expandido.
De todos modos, existen también otros materiales más modernos y ecológicos que los de aquella época, pero a su vez más livianos que están desplazando al ya clásico poliestireno. Hay marcas que emplean el estiroleno, un material reciclable, y otras que se valen de este material hinchable, produciendo así una extraña impresión de ligereza.

Imagen:

yeyedalua.blogspot.com

 

La inclusión del puff en el mobiliario del hogar

Los puffs grandes constituyen una buena opción dentro del mobiliario contemporáneo, los cuales surgieron ante la necesidad de poder disponer de un espacio por demás  flexible e incluso para encontrar una alternativa completamente diferente a los clásicos muebles, como por ejemplo las mecedoras.
Esta clase de adaptaciones representan dentro de la configuración de muchos hogares, en especial apartamentos, el único mobiliario existente, y no es de extrañar que este estilo decorativo se vaya imponiendo de a poco en todas las casas, más que nada por la comodidad que brindan los puffs, que poseen gran adaptabilidad y que nos permiten descansar plácidamente en contacto cercano con el suelo.
Por lo general, los puffs  poseen un aspecto un tanto desgarbado, lo cual se debe a los materiales con los que están rellenos, que los convierten en el accesorio ideal para ser usado en cualquier circunstancia.
Para acomodar un puff del modo más conveniente, sólo basta con pensar  en la libertad que permite experimentar en función a las intenciones decorativas específicas de cada persona, dando lugar por supuesto al uso de la imaginación. El mobiliario de este tipo, puede ser un auxiliar estupendo por las alternativas de movilización y de uso, conectadas básicamente por la singularidad.
Si deseamos, por ejemplo, ubicarlo junto a la cama, el puff puede servir como un buen reemplazante de un escritorio o una mesa de noche. También, puede ser usado para darle mayor amplitud al área de descanso, pudiendo arrimarlo a la parte más externa o última de la cama para disfrutar de la sensación de disponer de una silla extra grande.

Imagen:

http://www.idecoracion.net/imagenes/puffs.jpg

Puff, el deleite de grandes y chicos

Actualmente, existen disponibles en el mercado una gran variedad de modelos de puff que están confeccionados con los más diversos materiales, pudiendo así encontrar puff elaborados en polipiel, lona impermeable, cuero náutico y eco-cuero o cuerina, entre otros. Lo importante, entonces, a la hora de pensar en adquirir un puff, es reparar en la calidad del mismo, teniendo en cuenta sus terminaciones y materiales.
Además de la calidad, que está a la vista en cualquiera de los puff disponibles para la venta, debemos reparar en aspectos tales como la belleza, durabilidad y confort, pues no debemos olvidar que el puff es, sobre todo, un elemento que brinda comodidad y  relax a todo aquel que lo use.
Si hay algo que debemos saber acerca de los puffs, es que son realmente excelentes para la espalda, pues debido a la adaptabilidad anatómica de sus diseños y materiales brindan un buen soporte dorsal. En efecto, los modelos tipo pera, doble y multiforme se amoldan a la forma de la espalda, ofreciendo de ese modo un soporte completo, dando así la posibilidad de moverse y cambiar de posición cuantas veces uno lo prefiera, pues el puff se adecuará a la forma que se ajuste a sus necesidades.
Por otro lado, es necesario destacar que los puff son seguros para los niños, ya que en su mayoría están provistos de doble costura y cierre, para evitar que puedan sacar el relleno e ingerirlo, ofreciendo así un mejor bloqueo de seguridad.

Puffs para cada lugar y ocasión

Hay puffs para cada lugar y ocasión. Por ejemplo, los sillones puff o puff cubo, rellenos de espuma y con base de madera, están confeccionados básicamente con fines decorativos. Por algo, es muy común verlos en las decoraciones de bodas u otro tipo de eventos al aire libre. Así los encontramos en tonos blanco, negro, rojos y marrones. Lucen muy bien junto con las mesas, en los denominados livings de exterior, ya que sirven para crear ambientes íntimos. Son elegantes, y se pueden usar también como adorno en locales de comida oriental, combinándolos con mesas bajas, fiel a su estilo.
Hay otros modelos de puff, mucho más grandes, que resultan súper relajantes. Todos los tipos de sillones puff que existen, vienen en todos los colores, incluso los podemos mandar a hacer con un tapicero según nuestros gustos.  También, podemos elegir hacerlos nosotros mismos, tan solo tenemos que contar con los materiales adecuados, como la tela, el liencillo, el relleno de poliestireno expandido, cierres e hilo. El liencillo es para que sea más resistente, aunque sino podemos elegir hacerlo solamente con la tela exterior. Para las fundas exteriores lo más conveniente es optar por telas resistentes, como por ejemplo tela de jeans, cuerina, gabardina o, aunque un tanto más delicada, pana.
De esta forma, los sillones puff nos permitirán crear espacios sin igual, por demás armónicos y muy estéticos, con distintas combinaciones de formas y colores, así como de estilos y tendencias.

La versatilidad del puff cubo

El Puff Cubo, es uno de los modelos de puff más elegidos debido a la  gran variedad de posibilidades de uso que supone, sin límite alguno en cuanto a su ubicación y a la combinación de colores y de formas.
Sus líneas básicas, le confieren una estética neutral, que de algún modo potencia su funcionalidad, convirtiéndolo en una pieza fundamental en cualquier estancia, ya sea doméstica, de trabajo o de ocio.
Hoy en día, si hay algo que sobra es la necesidad imperante de optimizar el espacio de las viviendas a través de la búsqueda de mobiliario al cual se le pueda sacar el mejor provecho, esto es, que tenga diversos usos y que, a su vez, pueda trasladarse con facilidad, guardarse e inclusive apilarse. Todas estas condiciones las reúne el Puff Cubo, por lo que representa una gran inversión que no debemos dejar pasar. 
No interesa el estilo que muestra tu hogar, ni los tonos que prevalecen en tu oficina, ni nada. Cualquiera sea el escenario del que se trate, nada combina mejor que un Puff Cubo, el cual será de gran utilidad  donde sea que fuese colocado, ya sea como asiento, reposapiés o mesa auxiliar, según las preferencias de cada uno. Todo esto es posible por su estructura rígida con materiales amoldables.
Al mismo tiempo, se lo puede encontrar en una gran variedad de colores y texturas, siendo la opción ideal los de polipiel, pues de ese modo pueden ser usados en el exterior.

Puff XL

Los puffs XL constituyen una buena alternativa del mobiliario contemporáneo, que han surgido de la necesidad de poder disponer de un espacio muy maleable, además de  permitir que las personas pudieran hallar una opción completamente diferente a, por ejemplo, los muebles tradicionales o a las mecedoras.
Esta clase de adaptaciones suelen ser en muchas casas el único mobiliario existente, por lo que no resultaría descabellado pensar que de a poco se va a ir imponiendo paulatinamente.
Normalmente, un puff presenta un aspecto bastante desgarbado, debido precisamente al tipo de materiales que posee de relleno, de modo que es ideal para ser usado en cualquier circunstancia, lo cual lo transforma de por sí en un accesorio más de la decoración funcional.
Los puffs, están disponibles en diversos colores y tamaños, que van desde los más pequeños, que pueden caber en espacios sumamente reducidos, hasta los más grandes, que pueden ser usados de centro.
Para poder acomodar un puff de la forma que a uno le resulte más conveniente, solamente hay que pensar en la sensación de oportunismo y confort que mucha gente quiso experimentar desde siempre en función a sus gustos decorativos específicos, de manera que puedan dejar librada al azar a su imaginación. Por consiguiente, esta clase de mobiliario puede ser un excelente auxiliar  si se conecta el gran número de ideas que las personas pretenden adaptar a su singular cotidianidad, aguardando efectivamente que exista una interesante combinación de alternativas de movilización que las asocien automáticamente con la singularidad.
Por ejemplo, los puff pueden ser usados para tenerlos junto a la cama o bien como reemplazantes de una mesa de cómputo, en caso que disponer de algún computador; o de un simple escritorio. Para aquellos que tienen la costumbre de comer o disfrutar de alguna bebida en la cama, la mesa de noche puede quedar relegada  ya que los puffs les pueden brindar ayuda a las personas que lo requieran.
Si optamos por los puffs de mayor amplitud en comparación con el área de descanso, éstos pueden ser usados como auxiliar de la cama  o para apoyar los pies, para que podamos poseer la sensación de tener una silla extra grande.

Fabrica tu propio puff pera

El puff pera es el accesorio perfecto para habitaciones infantiles y juveniles, e incluso  para viviendas pequeñas, pues su base ocupa muy poco espacio. Por ello, en esta oportunidad te daremos los pasos necesarios para confeccionar tu propio puff pera.
En cuanto a los materiales, precisarás: tela (lona, cuero, tela para tapizar, etc), la que tu elijas; fundas para puffs o bolsas de plástico para el relleno, dos cierres, aguja, hilo y una tijera.
Para el armado de tu puff pera, debes confeccionar dos fundas, una externa con la tela que has escogido y una interna con lienzo. Para ello, debes tener en cuenta las medidas: 1,30 metros de altura, 35 centímetros de base y 20 centímetros la parte superior. Recuerda que, al cortar la tela, tienes que dejar cinco centímetros para las costuras.
Comienza realizando la funda de lienzo, para lo cual necesitarás cortar cuatro gajos del mismo tamaño. Luego procede a cortar la base inferior y la superior, colocando un cierre en esta última, para que después puedas rellenarlo.
Para empezar a armarlo, necesitas coser las cuatro partes de los gajos a la base superior. Después, debes coser los laterales de los gajos y, por último, cóselo a la parte inferior, para que quede bien armado.
Para la funda, sigue el mismo procedimiento, pero ten en cuenta que el cierre debes colocarlo en la parte de abajo y no así en la de arriba. Para finalizar, rellena el puff y coloca el lienzo en el interior del forro.
Puedes rellenar el puff con el material que desees, como pedacitos de esponja, telgopor, lana, recortes de telas, guata, o ropa que ya no uses.
En fin, ésta es sólo una idea que puedes usar para fabricar tu propio puff pera, aunque por supuesto que puedes buscar lo que mas te guste y lo que te resulte mas económico.

Tipos de relleno para puffs

Si necesitas rellenar un puff y no sabes con qué hacerlo, es bueno que sepas que las perlas de poliestireno expandido (EPS) de alta recuperación, también conocidas como hielo seco, porex, pliexpan, corchopan, etc, es, sin dudas, el material que más se adapta al cuerpo, asegurando, a su vez, el máximo confort.
Incluso, hay algunas marcas de perlas de EPS que cuentan con un tratamiento autoextinguible contra el fuego, es decir, que no propagan el fuego, apagándose por sí solas al detenerse la fuente de calor. Por lo cual, es bueno consultar acerca de este punto antes de comprar el relleno para puff, pues de lo contrario pueden ser muy  inflamables.
Al mismo tiempo, se consiguen en el mercado ciertos rellenos para puff  antibacteriano, lo que impide la aparición y formación de hongos, bacterias, ácaros y cualquier clase de microorganismos, además de insectos o pequeños animales. Esto es  algo que también es interesante consultar, previo a la realización de la compra, pues así te asegurarás de mantener tu puff libre de elementos indeseables.
Los puffs, además pueden rellenarse con otros materiales, como por ejemplo tiras de papel o espumas de poliuretano reciclado, que suelen reemplazar al clásico relleno de perlas de EPS. En el caso de optar por el relleno de tiras de papel, es preciso tener en cuenta que, si el puff es sometido a un uso habitual, habrá que renovarlas cada aproximadamente dos meses.
Al mismo tiempo, los trozos de espuma de poliuretano representan una opción duradera aunque son costosas, incrementan el peso del  puff y, a diferencia de las perlas EPS, no disponen de la misma capacidad de adaptación anatómica, por lo que el puff no resultará muy cómodo.
También, está la opción de rellenar el puff con perlas de poliestireno expandido (EPS) reciclado, las cuales si bien son más baratas, se degradan más rápido, de modo que el puff necesitará ser rellenado más seguido.
Para obtener el mayor confort, cada puff debe ser rellenado hasta un 50% o 60% de su capacidad. Aunque esto depende específicamente de las preferencias de cada persona y el uso que se le vaya a dar al puf, al margen del tipo y modelo de puff que se trate.

Go to Top