Hay puffs para cada lugar y ocasión. Por ejemplo, los sillones puff o puff cubo, rellenos de espuma y con base de madera, están confeccionados básicamente con fines decorativos. Por algo, es muy común verlos en las decoraciones de bodas u otro tipo de eventos al aire libre. Así los encontramos en tonos blanco, negro, rojos y marrones. Lucen muy bien junto con las mesas, en los denominados livings de exterior, ya que sirven para crear ambientes íntimos. Son elegantes, y se pueden usar también como adorno en locales de comida oriental, combinándolos con mesas bajas, fiel a su estilo.
Hay otros modelos de puff, mucho más grandes, que resultan súper relajantes. Todos los tipos de sillones puff que existen, vienen en todos los colores, incluso los podemos mandar a hacer con un tapicero según nuestros gustos.  También, podemos elegir hacerlos nosotros mismos, tan solo tenemos que contar con los materiales adecuados, como la tela, el liencillo, el relleno de poliestireno expandido, cierres e hilo. El liencillo es para que sea más resistente, aunque sino podemos elegir hacerlo solamente con la tela exterior. Para las fundas exteriores lo más conveniente es optar por telas resistentes, como por ejemplo tela de jeans, cuerina, gabardina o, aunque un tanto más delicada, pana.
De esta forma, los sillones puff nos permitirán crear espacios sin igual, por demás armónicos y muy estéticos, con distintas combinaciones de formas y colores, así como de estilos y tendencias.

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)