Los puffs, conforme a nuestras necesidades, pueden ser funcionales, porque son útiles para realizar diferentes tareas, como ver televisión o usarlos en mesas bajas; o decorativos, por su nivel de adaptabilidad, diseños y colores.
Desde su forma original, el puff ha cambiado y evolucionado mucho con el transcurso del tiempo. Por lo que actualmente es posible hallar puffs de casi cualquier forma y de diferentes materiales.
Entre los más populares, podemos destacar el puff con forma de pera, confeccionado comúnmente con polipiel y rellenos con poliestireno expandido. Este modelo, ha sido pensado para poder apoyar la espalda y, de ese modo, brindar un descanso mejor.
También, encontramos el puff cubo que, al igual que el puff redondo o cilíndrico, ha sido creado básicamente  para decorar, pues posee una estructura mucho más rígida que el anterior.
Más allá de los modelos antes mencionados, existen otros mucho más elegantes y sofisticados, con diseños ideales para ser ubicados en salas y demás sitios de similar estilo.
Además, están los puff XL, cuyas grandes dimensiones permiten ser usados, al mismo tiempo, como asiento y como cama.
Así como hay muchas clases de puff, las mismas se pueden encontrar en muchos colores, con cualquier tipo de diseño y forma, para satisfacer todos los gustos, y también con motivos distintos, como deportivos, infantiles, etc.
En definitiva, los puff son complementos decorativos verdaderamente completos, que ofrecen comodidad y estilo para todo tipo de espacios.

Imagen:

vctryblogger.blogspot.com

 

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)