Otra vez, vuelven a estar de moda los tradicionales y enormes puffs de plástico rellenos de bolas de poliestireno, disponibles en colores flashy, que marcaban tendencia allá por la década del ‘70. Estos singulares puffs pueden ser colocados, según los gustos de cada uno, tanto en el salón como en las habitaciones de la casa. Inclusive, se los puede encontrar en las habitaciones de los hoteles.
Vale decir que los puffs se fueron modernizando, con la incorporación de los avances de las nuevas tecnologías, conforme a las exigencias del confort. De manera tal que, actualmente, solamente se los puede encontrar en tiendas de tendencia chic o especializadas.
El puff de los  70
El puff, ha sido inventado por diseñadores italianos, y se ha convertido en un ícono de la generación “Paz y amor”. Con las revueltas que se sucedieron en mayo de 1968, el puff irrumpe con ímpetu en el tradicional mobiliario de los padres, con la clara intención de ser la antítesis de todo lo existente hasta el momento, pues el puff carece de forma, es liviano, posee colores intensos y es básicamente asequible.
En la era psicodélica, el puff encajaba a la perfección con ese estilo de tapicerías con motivos por demás llamativos, en clara alusión a los populares estampados de la vestimenta hippy.
Relleno de  poliestireno
Por cierto, las perlas de poliestireno con los que estaban rellenos los puffs, les permitía  adaptarse a todo tipo de forma, marcando de ese modo toda una época. Actualmente, el puff gigante continúa usando esa especie de “arena” artificial, conformada por poliestireno expandido.
De todos modos, existen también otros materiales más modernos y ecológicos que los de aquella época, pero a su vez más livianos que están desplazando al ya clásico poliestireno. Hay marcas que emplean el estiroleno, un material reciclable, y otras que se valen de este material hinchable, produciendo así una extraña impresión de ligereza.

Imagen:

yeyedalua.blogspot.com

 

VN:F [1.9.13_1145]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)