Puff Infantiles

Mini-Puffs con formas de animales

No caben dudas de que una de las habitaciones más versátiles del hogar es la habitación de los niños, puesto que nos da la posibilidad de introducir accesorios más informales, con detalles coquetos y verdaderamente divertidos. No obstante, también debemos tener en cuenta de que se trata de una de las habitaciones que más “accidentes” puede sufrir: pues en este tipo de espacios es común observar pintura en el parquet y papel pintado arrancado, así como toda una sucesión de detalles indeseables producto de las tropelías de nuestros hijos. Por tal motivo, aparte de buscar accesorios o mobiliario divertido, también debemos detenernos en aquellos que sean aptos para el uso y el “destrucción” infantil o sencillamente deparar en los que sabemos que pueden convertirse en sus complementos favoritos.
De esta manera, bien vale la pena decantarse por los mini-pufs con formas de animales para la habitación de los más pequeños de la casa, los cuales cuentan con muchas posibilidades de transformarse en uno de los elementos preferidos de los niños en su cuarto. Así, podemos elegir puffs con forma de vaquita, caballo, zorro, sapo, entre otros muchos animales.
Esta clase de puff, se encuentra pensada para ser transportada con mucha facilidad, para poder ser trasladados a otra habitación o para que los propios niños los puedan mover para sentarse en cualquier rincón de su cuarto. Asimismo, son muy prácticos para ser usados como asiento en una mesa de actividades.
Estos mini-puffs, que resultan ideales para niños mayores de 3 años, están confeccionados con una mínima cantidad de algodón y el resto con materiales procedentes de botellas de plástico, colaborando de ese modo con la preservación  y el cuidado del medio ambiente.

Puffs para bebés

puffs para bebésEsponjosos, cómodos y 100% seguros para tu bebé, así son los puffs para bebés.

Los puffs dirigidos a los bebés están diseñados para evitar la plagiocefalia porque su forma se adapta sin problemas a la forma de la cabeza de los más pequeños. Estos puffs vienen con fundas de lavado fácil por si nuestro bebé vomita encima. La textura de los tejidos es tal que no permite que el vómito de los más pequeños traspase hasta llegar al interior del puff, además es de fácil lavado.

Los puffs para bebés vienen con un cinturón o arnés adaptable para asegurarlos al asiento. Sin embargo, muchos de estos puffs son llamados “evolutivos” ya que los niños de hasta 30 kilos pueden usarlo como asiento.

Los puffs son trasladables, por lo que podrás estar trabajando o haciendo tus tareas sin perder de vista a tu bebé.

Ya sólo te falta elegir el diseño de tu puff. Hay de muchos colores y formas para que, además de ser un elemento de decoración divertido para la casa, el confort de tu hijo esté asegurado.

Línea infantil de puffs

A la hora de buscar un buen regalo para los niños, podemos optar por puff de las más diversas formas, como el puff redondo, puff triángulo o el puff con forma de estrella o corazón, entre otros. De este modo, no sólo cumplirán su función de asiento y descanso sino que además garantizarán la más absoluta diversión.
Un puff redondo es atractivo en cualquier ambiente y si está a la medida de un niño mejor que mejor, pues sin dudas despertará en él una infinidad de ideas en su mente para jugar. Todo en una misma pieza.
La línea infantil de puff, viene en diferentes colores y medidas, representando una verdadera invitación al juego.
Otra forma básica y llena de encanto es el puff infantil con forma de corazón, pues resulta perfectamente reconocible hasta para los más pequeños. Así que nada mejor que tener uno en un rincón del cuarto. Sus pequeñas medidas, de 30x30x30 cm, permiten que los niños los puedan trasladar con facilidad de un sitio a otro. 
Por su parte, el puff estrella también se encuentra muy ligado a los juegos gracias, no sólo por su forma, sino por su color y textura. Incluso, Además, puede resultar el complemento perfecto para ser combinado con cualquier otro puff que tengamos en el salón o en la terraza. De modo que cada integrante de la familia podrá tener un puff a su medida.   
Todos estos modelos, como están rellenos con poliestireno expandido, al igual que los de los adultos, conforman asientos más que confortables para los pequeños.
Un dato a tener en cuenta, lo más conveniente a la hora de comprar un puff infantil es que estén fabricados con polipiel, pues de ese modo nos aseguramos una limpieza rápida y sencilla. Algo fundamental, por cierto, cuando son los niños quienes los usan.

Puff Quesitos para los más pequeños

Una de las opciones más divertidas en materia de puff es, sin dudas, el  Puff Quesitos, una propuesta colorida para dar un toque diferente y moderno a la decoración de la habitación de los más pequeños.
En el cuarto de cualquier niño, lo que nunca debe faltar son los colores, los cuales son un auténtico sinónimo de alegría y buen ánimo. En su ambiente, los niños necesitan tener una visión absolutamente positiva de todo aquello que los rodea. De modo que con los colores de este fantástico y simpático modelo de puff, dicha sensación está por demás garantizada.
El puff con forma de queso, combina colores como el rojo, el amarillo, el azul y el verde, entre otros, con las formas geométricas, para que los niños puedan jugar y aprender al mismo tiempo.
Este original modelo, creado a partir de triángulos, puede colocarse en forma de  círculo e incluso da la posibilidad de improvisar y crear las formas más diversas. De esta manera, los niños pueden divertirse con las piezas sentándose sobre ellas, al tiempo que pueden, a su vez, girarlas, apilarlas o disponerlas como más les gusten.
Estos quesitos que forman un puff,  inicialmente fueron básicamente ideados para ser usados como asientos, por lo que generalmente están confeccionados con polipiel de alta resistencia y una estructura rígida que, gracias a sus materiales amoldables, otorgan comodidad y permiten un uso intensivo. Un detalle no menor cuando se trata de niños ávidos de jugar y divertirse, sin reparar en asuntos de calidades. Por consiguiente, se trata de un objeto práctico, funcional, con estilo y sumamente divertido.
Pero el puff quesitos, además de ser ideal para la habitación de los pequeños o su cuarto de juegos, también resulta perfecto para colocarlo en el jardín o la terraza. Sólo es cuestión de darle rienda suelta a la imaginación.

Puff para los más pequeños

Los puffs infantiles representan un buen regalo para hacerle a cualquier  niño, ya que es una buena alternativa a los tradicionales juguetes.  Por ejemplo, un puff de Bob Esponja, uno de los personajes animados que está haciendo furor en los últimos tiempos, resultará divertido y práctico, ofreciéndole al niño un lugar propio donde sentarse, dormir la siesta y, a la vez, mejorar la decoración de su cuarto.
Los puff infantiles se vuelven cada día más populares ya que existen demasiados tipos y pueden confeccionarse casi en cualquier tela, con las formas, tamaños y colores de los más diversos. Se puede escoger un puff grande estilo sofá, donde caben hasta 3 niños, o sino uno individual, con el personaje favorito del pequeño.
Cualquier personaje que a tu hijo le guste, como Bob Esponja, las Chicas Superpoderosas, el Hombre Araña, Mickey, o el que sea, se lo puede hacer  un puff para adornar el cuarto del niño, permitiéndoles relajarse  al usarlos por lo cómodos que son, arreglándose de la forma que se prefiera mientras se acomodan y él puff se acomoda al niño.
Al mismo tiempo, el uso de este tipo de puff resulta por demás ventajoso para los niños más inquietos, que resisten a sentarse aunque más no sea un momento para  estar tranquilos, puesto que gracias a los puffs experimentarán un gran cambio ya que no podrán resistirse a sentarse sobre un puff con su personaje favorito.

Go to Top