Andrea

Andrea

This user hasn't shared any profile information

Posts by Andrea

¿Cómo mantener mi puff?

Una de las cosas que no debemos dejar de lado si tenemos un puff en nuestro hogar es cómo mantenerlo limpio y en buenas condiciones. Esto es algo sumamente sencillo, pues sólo basta con limpiarlo provistos de un paño húmedo, de ese modo, nos aseguraremos la durabilidad de nuestro puff, luciendo siempre como el primer día.
Ahora bien, en caso de que accidentalmente se derramara algún líquido o alimento encima del puff, lo primero que debemos hacer es pasar un paño húmedo para retirar cualquier residuo que haya llegado a quedar. En caso que lo que haya sido derramado emana cierto hedor, lo más indicado es proveernos de algún desinfectante, por supuesto que sin cloro, para pasarlo sobre el puff con un paño mojado.
Por otra parte, en el supuesto caso de que se haya derramado ya sea líquido o comida sobre nuestro puff  sin que nosotros nos hayamos percatado de ello en el momento, hay dos opciones que podemos seguir. Por un lado, podemos proceder a vaciar el puff, quitándole la totalidad del relleno, para luego lavarlo en nuestra lavadora de ropa habitual, siempre que se trate de lona impermeable claro está; y secarlo al aire libre y volver a rellenarlo. Por el otro, podemos limpiar el puff con una esponja cargada con algún jabón neutro, sin precisar sacar el relleno,  para después pasarle un paño húmedo y dejarlo al aire libre durante un  par de horas.
Bajo ningún concepto debemos emplear disolventes de ningún tipo, blanqueadores, detergentes químicos ni productos que contengan cloro.
Además, debemos tener ciertas precauciones en el uso diario del puff. Básicamente,  no debemos colocarlo cerca de fuentes de calor o el fuego. Así como tampoco debemos  abrir los cierres, salvo que sea para el relleno o la limpieza respectiva del mismo.
Si seguimos al pie de la letra estos breves y sencillos pasos, la durabilidad de nuestro puff estará garantizada.

Imagen:

lidinhaceyrehace.blogspot.com

 

Puff deportivos

El fútbol representa, indiscutiblemente, una de las grandes pasiones que va más allá de cualquier frontera, pues se trata de uno de los deportes más reconocidos y que más seguidores tiene en todo el globo. Razón por la cual es  merecedor de tener su propio puff, siendo un auténtico objeto de deseo para todo aquél que guste de este deporte que despierta pasiones.
Por su tamaño y confortable diseño, es un modelo más que tentador para ser usado  como elemento de decoración juvenil, pero fundamentalmente como asiento para disfrutar de los mejores partidos.
El puff de fútbol, también puede servir como un excelente regalo, que puedes hacerle a algún amigo o familiar que sea un ferviente amante del balón. Pues además de su singular diseño, ofrece la mayor comodidad para sentarse a ver un partido.
Además de encontrarlo generalmente en dos tamaños, está la posibilidad de optar por personalizarlo, eligiendo la combinación de colores que más te guste o la que mejor se adapte al estilo decorativo de la estancia donde será ubicado, e incluso escogiendo los colores que pertenezcan a tu equipo. 
Este modelo, cuenta con la ventaja de poder ser usado para el exterior, por si prefieres disfrutar de los partidos de la Liga bajo al aire libre, ya sea en el jardín o en la terraza de tu casa.
Aparte del puff de fútbol, podemos encontrar una serie de “Puffs Deportivos”, los cuales están dedicados al tenis, al basket y al golf, representando todos ellos la forma más confortable y divertida de sentarse a disfrutar del deporte sentado frente al televisor. También, son utilizados con frecuencia para patrocinar eventos deportivos, puesto que se trata de elementos decorativos muy originales, divertidos y sumamente funcionales.

Puff Quesitos para los más pequeños

Una de las opciones más divertidas en materia de puff es, sin dudas, el  Puff Quesitos, una propuesta colorida para dar un toque diferente y moderno a la decoración de la habitación de los más pequeños.
En el cuarto de cualquier niño, lo que nunca debe faltar son los colores, los cuales son un auténtico sinónimo de alegría y buen ánimo. En su ambiente, los niños necesitan tener una visión absolutamente positiva de todo aquello que los rodea. De modo que con los colores de este fantástico y simpático modelo de puff, dicha sensación está por demás garantizada.
El puff con forma de queso, combina colores como el rojo, el amarillo, el azul y el verde, entre otros, con las formas geométricas, para que los niños puedan jugar y aprender al mismo tiempo.
Este original modelo, creado a partir de triángulos, puede colocarse en forma de  círculo e incluso da la posibilidad de improvisar y crear las formas más diversas. De esta manera, los niños pueden divertirse con las piezas sentándose sobre ellas, al tiempo que pueden, a su vez, girarlas, apilarlas o disponerlas como más les gusten.
Estos quesitos que forman un puff,  inicialmente fueron básicamente ideados para ser usados como asientos, por lo que generalmente están confeccionados con polipiel de alta resistencia y una estructura rígida que, gracias a sus materiales amoldables, otorgan comodidad y permiten un uso intensivo. Un detalle no menor cuando se trata de niños ávidos de jugar y divertirse, sin reparar en asuntos de calidades. Por consiguiente, se trata de un objeto práctico, funcional, con estilo y sumamente divertido.
Pero el puff quesitos, además de ser ideal para la habitación de los pequeños o su cuarto de juegos, también resulta perfecto para colocarlo en el jardín o la terraza. Sólo es cuestión de darle rienda suelta a la imaginación.

El estilo chill out del puff arcón

Los muebles no solamente cumplen su función de definir el estilo de decoración de la casa sino que además estimulan a aquellos que comparten el espacio donde están ubicados. El mobiliario, al igual que lo que ocurre con la decoración, posee distintos estilos, por lo que hoy hablaremos de los muebles  estilo chill out, que actualmente está tan de moda.
El puff arcón es uno de esos modernos muebles que, aparte de brindarnos una posibilidad de asiento realmente moderno, ofrecen la ventaja de ahorrar espacio en el hogar.
Este tipo de puff posee diversos usos, pues sirve como zapatero, ya que si bien no permite mantener ordenados los zapatos bien ordenados como si estuvieran guardados dentro de un vestidor o un zapatero de verdad, es un modo de guardarlos todos juntos sin ocupar mucho espacio.
Por supuesto que también sirven de asiento. Si se lo ubica en el dormitorio, puede ser usado como asiento y, a la vez, como apoyo tanto para calzarse, vestirse o tan solo para leer un rato relajadamente.
Además, el puff arcón es útil como revistero, para guardar las revistas con el fin de que no se encuentren a la vista de los invitados, permitiéndonos conservar aquellas revistas que nos da pena tirar y que no caben en ningún otro sitio. De este modo, podremos almacenarlas en el arcón para poder releerlas todas las veces que queramos.
Incluso, si lo colocamos en el cuarto de los niños, puede ser usado como baúl de los juguetes, para guardar todo aquello  que no cabe en los armarios o estanterías. De esta forma, la habitación lucirá bien ordenada en todo momento.
Otra de las ventajas que nos ofrece este arcón es que como se encuentra disponible en diversos colores, podemos elegir el que más se adapte a la decoración de la estancia en cuestión.

Regala un puff personalizado

Si necesitas hacer un regalo ya sea para un cumpleaños, un aniversario o cualquier otra ocasión especial, y no has dado aún con nada que te plazca, pues ahora puedes obsequiar un puff personalizado con el nombre del agasajado. De esta forma, te asegurarás que tu regalo sea realmente único y distinto a todos.
Seguro que al homenajeado le irá a encantar ya que se trata de una idea verdaderamente original y, en especial, muy práctica. De más está decir que un puff siempre viene bien, puesto que no ocupa mucho espacio,  representa un asiento extra, se lo puede trasladar con facilidad y, lo que es más importante aún, es que se trata de una pieza decorativa. Uno de los modelos más solicitados es, sin dudas, el Puff Pera, ya que garantiza un absoluto relax para aquél que lo use por su gran volumen así como por su forma anatómica interior de poliestireno expandido, que posibilita adoptar las más diversas posiciones, pudiendo permanecer sentado, tumbado, estirado, o como se prefiera.
De este modo, regalar un puff representa una auténtica tentación para personas de todas las edades, por lo que no es difícil deducir que es un obsequio con el que quedarás de  maravillas en toda ocasión.
Por lo general, los puffs pera están disponibles en dos tamaños: Súper M (75x75x120 cm) y XL,  y vienen en diferentes colores, lo que te permite realizar tu elección en función a las preferencias del agasajado o teniendo en cuenta lo que pueda ir mejor con la decoración del espacio donde será usado.
Lo más conveniente es optar por un puff confeccionado en polipiel, lo cual facilita su limpieza y cuidado, permitiendo también ser usado para el exterior.
Pero lo más importante de todo de un regalo de estas características es la personalización con el nombre bordado de la persona en la parte frontal del puff, un excelente detalle que encantará a quien lo reciba. Sin dudas, será el regalo más original de todos.

El puff según pasan los años

La introducción del asiento otomano en América se produjo recién hacia fines del siglo XIX, de la mano de la empresa Herter Brothers, la cual entre 1881 y 1882 fabricó una serie de muebles compuesta por un sillón individual con apoyabrazos, una silla y un asiento otomano. De esta forma, dicho conjunto estaría anticipando lo que sería tendencia luego en los diseños tradicionales del siglo XX, pues las sillas o sillones vendrían acompañados por un asiento otomano.
Los años del pop trajeron consigo una gran renovación del mobiliario, cuyo mayor exponente fue el movimiento italiano Anti-Design, el cual tuvo lugar entre los años 1965 y 1976 y que significó una verdadera rebelión contra el modernismo y el funcionalismo alemán. Dicho movimiento, se encontraba enmarcado dentro de un fenómeno más amplio al que podría llamarse la “anticultura”, en el cual se inscriben a su vez otros movimientos artísticos que utilizan nuevos materiales y que aparecen como una clara reacción contra las formas geométricas; como es el caso del movimiento de la “antiforma” o process art. El Anti-Design, al igual que tales movimientos, empleó nuevos materiales, como el acero, cromo, plástico y fibra de vidrio, así como novedosas técnicas de rellenado, que significaron una verdadera revolución en materia de sofás, puffs y sillas.
Particularmente, el pop toma el PVC, surgiendo de ese modo los sillones, almohadones y lámparas inflables. Algunos de los muebles de esa época que resultaron más novedosos son el sillón “Bocca“, la silla inflable “Blow” y el Sillón libro, dotado de estructura metálica y “páginas” plásticas.
El sillón que actualmente es conocido como fiaca, que consiste en un asiento blando y grande de vinilo relleno de poliuretano expandido, surgió también por esos años en Italia, con el Anti-Design como trasfondo, y recibía el nombre de “Poltrona sacco”. Originalmente tenía forma de “pera” y había sido diseñado entre 1968-1969 de manera conjunta por Piero Gatti, Francesco Teodoro y Cesare Paolini para la empresa Zanotta.

Imagen:

http://www.leatherform.com/imgprodotti/contemporaries/img/dido_big.jpg

Orígenes del puff: El asiento otomano

El puff puede ser definido como un  asiento bajo, desprovisto de respaldo, de características generalmente blandas y con relleno. Según la historia, el puff ha sido  introducido en Europa durante el siglo XVIII desde Turquía que, acompañados por un cojín, constituían el elemento central de los asientos domésticos. De ahí también viene el hecho de que comúnmente se los conozca como “asiento otomano”.
Sus orígenes se pueden remontar a los pequeños bancos individuales, además de los apoyapiés que normalmente acompañaban a los sillones. Cabe señalar que los apoyapiés tallados, dorados y tapizados han sido objetos típicos del estilo decorativo Luis XV, allá por los años 1700 y 1760.
También, puede hablarse de una cierta vinculación entre la expansión de los asientos otomanos en el continente europeo y la literatura. Pues bien vale decir que dichos asientos han sido popularizados por medio del Poema Don Juan, obra de Lord Byron (1819-1824).
Según puede leerse en las grandes enciclopedias, durante la época victoriana temprana, las mujeres solían tomar sus ideas de decoración de la literatura popular, tal como ocurrió con el personaje de Don Juan, el cual sirvió de ayuda para que el asiento otomano se transformara en una pieza típica del mobiliario de estilo victoriano.
Previo al reinado de Victoria, otomano era un término usado como sinónimo de diván. Conocido además como sofá turco, el asiento otomano era en sus orígenes un asiento bajo y acolchado lo suficientemente espacioso como para que cupieran en él varias personas a la vez, y que era colocado por costumbre en los rellanos de escaleras o espacios de descanso similares. Recién al final de la estética victoriana, sería transformado en un accesorio imprescindible de los confortables rincones turcos. Pero la historia no quedaría allí.

Imagen:

vctryblogger.blogspot.com

Puffs funcionales y decorativos

Los puffs, conforme a nuestras necesidades, pueden ser funcionales, porque son útiles para realizar diferentes tareas, como ver televisión o usarlos en mesas bajas; o decorativos, por su nivel de adaptabilidad, diseños y colores.
Desde su forma original, el puff ha cambiado y evolucionado mucho con el transcurso del tiempo. Por lo que actualmente es posible hallar puffs de casi cualquier forma y de diferentes materiales.
Entre los más populares, podemos destacar el puff con forma de pera, confeccionado comúnmente con polipiel y rellenos con poliestireno expandido. Este modelo, ha sido pensado para poder apoyar la espalda y, de ese modo, brindar un descanso mejor.
También, encontramos el puff cubo que, al igual que el puff redondo o cilíndrico, ha sido creado básicamente  para decorar, pues posee una estructura mucho más rígida que el anterior.
Más allá de los modelos antes mencionados, existen otros mucho más elegantes y sofisticados, con diseños ideales para ser ubicados en salas y demás sitios de similar estilo.
Además, están los puff XL, cuyas grandes dimensiones permiten ser usados, al mismo tiempo, como asiento y como cama.
Así como hay muchas clases de puff, las mismas se pueden encontrar en muchos colores, con cualquier tipo de diseño y forma, para satisfacer todos los gustos, y también con motivos distintos, como deportivos, infantiles, etc.
En definitiva, los puff son complementos decorativos verdaderamente completos, que ofrecen comodidad y estilo para todo tipo de espacios.

Imagen:

vctryblogger.blogspot.com

 

Un puff para cada estilo de hogar

Existen diferentes maneras para realizar la decoración de la casa, lo que nos permite crear una estancia en base a un cierto estado de ánimo y a un determinado nivel de relajación. Para ello, si lo que buscamos es crear un estilo moderno, nada mejor que escoger los puffs, los cuales le brindarán al ambiente un aspecto distinto, además de una forma relajante de distribuir los muebles en el hogar.
Al momento de comenzar a mirar los distintos tipos de puffs que existen, será necesario comenzar la búsqueda por aquellos que sabemos que va a encajar con la decoración de nuestra casa.
Lo primero en principal es decidir el tamaño de puff que queremos. La mayoría de los puffs están disponibles en diversos tamaños para distintas necesidades, sobre todo, en tamaño pequeño para los niños y regular para los adultos. En base a este elemento al que podríamos definir como básico, podemos de ese modo decidir acerca de lo que va a encajar mejor con el resto del mobiliario de nuestra habitación, por ejemplo. También, tendremos que definir cuál es el color que nuestro puff.
Lo bueno de los puffs es que pueden ser, a la vez, funcionales y decorativos. Funcionales, porque pueden ser usados para cualquier cosa, como por ejemplo mirar televisión, leer, emplearlos en mesas bajas, o inclusive para descansar los pies y relajarse. Al mismo tiempo, por sus diseños y colores, los puffs pueden ser decorativos, pues de acuerdo al estilo del espacio donde será ubicado, puede adquirirse el puff perfecto.
En fin, además de aportar una cuota de estilo a nuestro hogar, los puffs representan un mueble cómodo para sentarnos, para lanzarnos a leer o escuchar música, según nuestras preferencias.

Puff XL

Los puffs XL constituyen una buena alternativa del mobiliario contemporáneo, que han surgido de la necesidad de poder disponer de un espacio muy maleable, además de  permitir que las personas pudieran hallar una opción completamente diferente a, por ejemplo, los muebles tradicionales o a las mecedoras.
Esta clase de adaptaciones suelen ser en muchas casas el único mobiliario existente, por lo que no resultaría descabellado pensar que de a poco se va a ir imponiendo paulatinamente.
Normalmente, un puff presenta un aspecto bastante desgarbado, debido precisamente al tipo de materiales que posee de relleno, de modo que es ideal para ser usado en cualquier circunstancia, lo cual lo transforma de por sí en un accesorio más de la decoración funcional.
Los puffs, están disponibles en diversos colores y tamaños, que van desde los más pequeños, que pueden caber en espacios sumamente reducidos, hasta los más grandes, que pueden ser usados de centro.
Para poder acomodar un puff de la forma que a uno le resulte más conveniente, solamente hay que pensar en la sensación de oportunismo y confort que mucha gente quiso experimentar desde siempre en función a sus gustos decorativos específicos, de manera que puedan dejar librada al azar a su imaginación. Por consiguiente, esta clase de mobiliario puede ser un excelente auxiliar  si se conecta el gran número de ideas que las personas pretenden adaptar a su singular cotidianidad, aguardando efectivamente que exista una interesante combinación de alternativas de movilización que las asocien automáticamente con la singularidad.
Por ejemplo, los puff pueden ser usados para tenerlos junto a la cama o bien como reemplazantes de una mesa de cómputo, en caso que disponer de algún computador; o de un simple escritorio. Para aquellos que tienen la costumbre de comer o disfrutar de alguna bebida en la cama, la mesa de noche puede quedar relegada  ya que los puffs les pueden brindar ayuda a las personas que lo requieran.
Si optamos por los puffs de mayor amplitud en comparación con el área de descanso, éstos pueden ser usados como auxiliar de la cama  o para apoyar los pies, para que podamos poseer la sensación de tener una silla extra grande.

Andrea's RSS Feed
Go to Top